portada-ergonomia

La ergonomía en una silla, es fundamental por las horas diarias que el usuario permanece en ella.

Sentarse, es una posición que produce tensión a la estructura de la espina dorsal.  Por lo tanto, las personas que trabajan sentadas es importante que seleccionen una  silla adecuada para prevenir futuras lesiones y problemas de espalda. Para ello, deben disponer de una silla ergonómica que soporte bien la parte baja de la espalda y lo haga mantener en una postura correcta.  Además, representan un factor importante de comodidad y confort.

La selección de la silla ergonómica adecuada, es un paso crítico en la prevención de los problemas de salud. Tienes que saber que, ¡la misma silla no sirve para todos!

  • Las dimensiones del cuerpo del usuario deben ser consideradas, para que esta no ejerza presión sobre una parte del cuerpo al mismo tiempo que da alivio a otra.
  • La altura óptima del asiento es la equivalente a la altura de un cuarto del cuerpo (la relación torso-pierna puede variar mucho)
  • Una silla no sirve para todas las funciones, es decir,  un trabajador industrial necesita una silla diferente a la de un dentista o la de un operador de ordenadores.

El Foot Controlled Movement estimula la circulación  sanguínea confiriendo más energía y bienestar, ayudándonos a trabajar de manera más eficiente.

1

1. Un punto de inclinación situado en el centro significa que usted está en equilibrio, el mejor punto de inicio para el movimiento.

a1

2

2. Como el asiento y el respaldo están unidos, la parte frontal del asiento se eleva cuando se echa hacia atrás en la silla y, así, estimula el movimiento del tobillo.

3

3. La parte frontal del asiento desciende cuando usted se inclina hacia el plano de trabajo.

Principio 2pp: Dos únicos puntos de articulación localizados cerca de su cadera y rodilla, con el fin de ofrecer una postura erguida, posición sentada activa y alivio de tensión.

4

1. El primer punto de articulación está localizado hacia delante bajo el asiento, en línea con sus rodillas. Esto minimiza la presión en la parte inferior de los muslos, por lo que el flujo de sangre nunca se restringe. Mantiene los pies en pleno contacto con el suelo y siempre le permite sentarse en una posición erguida.

5

2. Como el asiento y el respaldo están unidos, la parte frontal del asiento se eleva cuando se echa hacia atrás en la silla y, así, estimula el movimiento del tobillo.

6

3. El principio de los dos puntos facilita:

  • La postura erguida
  • Una posición sentada activa
  • Apoyo y alivio de tensión
  • Altura del asiento – Debe ser fácilmente ajustable.
  • El ancho y el grueso del asiento – Debe tener suficiente grosor y ancho para apoyar a cualquier usuario cómodamente.
  • Apoyo lumbar –muy importante tener apoyada la parte baja de la espalda.
  • Respaldo – Debe ser ajustable en las siguientes direcciones: vertical y de atrás hacia adelante (sincronizada).
  • Brazos – Ajustables en altura.
  • Rotación – Cualquier silla ergonómica debe girar fácilmente.
  • Estabilidad – se recomienda una base en estrella.
  • Material tapizado – Tanto el del asiento como el del respaldo deben estar bien acolchonados para hacer confortable el sentarse por largos periodos de tiempo.

Esto equivale a 160 horas mensuales y alrededor de 1.920 horas anuales, lo que equivale a 80 días del año. Es una media de 8 horas al día, lo mismo que pasamos durmiendo.

s

Si eso es en un año imaginaros, lo que puede suponer estar 35 años en el mismo puesto de trabajo sentado en la misma posición 8 horas diarios  (67.200 horas y 2.800 días).

¿Demasiado tiempo, no crees? El cuerpo está hecho para moverse y por ello, las sillas estáticas no son óptimas para las personas que trabajan en las oficinas o están mucho tiempo sentadas.

Estas personas necesitan sillas ergonómicas por dos razones:

  1. Son las más adecuadas por que se ajustan a las necesidades de cada persona.
  2. Evita las dolencias por estar demasiado tiempo en la misma posición.

¡Visitanos! Disponemos de exposición y podrás descubrir cuál es la silla que te abraza, ya que cada cuerpo es único y cada uno tiene diferentes necesidades que hay que cumplir.

La mala postura en el centro de trabajo puede causar una serie de enfermedades, como son:

  • TORTÍCOLIS: intenso dolor en el cuello, que se genera cuando los nervios cervicales se inflaman.
  • DORSALGIA: dolor intensoen la región dorsal de tu columna, provocada por las malas posturas en el escritorio.
  • CIFOSIS: afecta a las personas que trabajan por tiempos prolongados en sillas que no cuentan con la ergonomía necesaria.
  • EPICONDILITIS: inflamación de los tendonesque unen los músculos del antebrazo y de la mano con el epicóndilo, causada por los movimientos repetitivos de las muñecas, por ejemplo, los que hacemos con el ratón.

Desde hace unas semanas, muchos españoles se han visto obligados a teletrabajar desde su casa, pero se deben seguir ciertas pautas para garantizar que tanto nuestra salud mental como el trabajo se cumplan a la perfección. Además de establecer un horario y una rutina laboral, hay que disponer de un sitio de trabajo adecuado para que todas las partes de nuestro cuerpo estén en la posición perfecta que recomiendas los expertos.

Los consejos de la ergonomía, que son difíciles de conseguirlos desde casa, hacen que partes de nuestro cuerpo, como los hombros o cervicales se vean resentidas.

¡NO ES LO MISMO PASAR NUESTRA JORNADA DE 8 HORAS DE TRABAJO SENTADO EN LA SILLA RÍGIDA DEL SALÓN, QUE PASAR UN RATITO LOS FINES DE SEMANA!

Es la hora de pensar en una silla ergonómica, que te permita:

  • Elevar la altura necesaria para trabajar en tú mesa, que quizás no tenga la altura reglamentaria (73-74 cm). Esto es importante, para evitar que tus hombros y cervicales se carguen.
  • Regular los brazos, para que pueda apoyar los codos y así, poder descansar tus hombros, ¡no sabéis lo que ayuda esto!
  • Tener respaldo  “libre”, es decir que te acompañe en el movimiento de espalda.
  • Apoyar los pies en el suelo, fundamental para la buena circulación de tus piernas.

¡EL CUERPO ES MUY SABIO!  Tiene que estar relajado, para evitar que tus músculos estén cargados y adaptar una posición inadecuada. Ahora que estás leyéndome… fíjate como están tus hombros: ¿encogidos o ligeramente subidos, verdad? pues ahora piensa y adecua tu espacio para que tus brazos, tus piernas, tu cabeza, tu estómago… estén relajados.

Escríbenos si necesitas cualquier aclaración.